Uno de los juegos arcade más míticos en los que, su musiquilla, terminaba taladrándote de tal forma que la escuchabas en cualquier sitio. 🙂

Este shoot’em-up frente a otros mata marcianos ofrecía para deleite de los jugadores la “novedad” del ensamblaje. Ya no sólo se trataba de disparar y esquivar enemigos, también te brindaba la posibilidad de aumentar tu potencia de ataque y de mostrar tu destreza a la hora de conectar modulos de tu nave. Y es que, a medida que se van completando fases, cargándote a los enemigos que aparecen en la pantalla, aparece la posibilidad de unir tu nave a otro módulo. Si logras unirlo dentro del tiempo estipulado, consigues mayor capacidad de disparo y si no… o bien continuas con el mismo módulo o, si el ensamblaje ha sido fallido, con otro módulo. Es genial cuando completas toda la nave pues tu potencia de ataque es brutal.

mooncrestaA medida que vas avanzando los enemigos cambian: más rápidos, menos rápidos, con formas circulares, que disparan, que se lanzan… en fin que no da tiempo a aburrirse. Para pasar de fase, es necesario cargarse a todos los enemigos y para ello sólo puedes desplazarte de derecha a izquierda por la pantalla y, por supuesto, disparar (el mismo botón que sirve en las fases de ensamble para propulsar el módulo).
En definitiva, un juego superadictivo, sencillo y que fue muy popular en bares y en salas de recres.

Si quieres verlo en funcionamiento y no dejar de escuchar la música en todo el día: http://www.youtube.com/watch?v=jQjtiSZwXOc